Y nuestra lactancia acabó…

Acabó de la misma manera en la que vino….sin esperarla ni programarla.

Se acabó la Noche de Reyes, el 5 de enero y Nenito tenia 8 meses y medio.

Ya llevaba un tiempo rodandome por la cabeza cómo hacer el destete. Ya no era alimento, parecia vicio y consuelo….y llegaron los dientes. Cuando Nenito queria teti de verdad era una maravilla pero cuando era para jugar….ay que mordiscos! Me acuerdo del primero, si Nene no llega a venir en cuanto escuchó mi grito, este bebé hubiera besado el suelo….que dolor y que dos lagrimones me cayeron. Mi bebé me habia hecho daño, no adrede, pero aquello me pilló de improvisto y lloraba mas bien de impotencia.

Luego llegó el virus boca- mano- pie y con lo mal que lo pasó, su teti era su consuelo y el mio. Que malos ratos en donde todo le dolia y le picaba y yo solo podia pasarlo con él de la unica manera que sabia: con nuestro vínculo precioso.

Y luego las Fiestas Navideñas y comentarios de familia.  Que si ya es muy grande, que no se la vas a quitar nunca, que el niño hace lo que quiere contigo…..en fin, cuantas cosas que tenemos que aguantar!

Y nos plantamos en la Noche de Reyes, que nosotros pasamos con mi familia materna en el pueblo. Y entre tanta familia, tanto brazo para cogerle, cabalgata, cena, regalos y a dormir. Ni tiempo tuvimos para ofrecerle la teti.

El Dia de Reyes también familiar, con la familia de Nene y más de lo mismo. Regalos, comida, brazos, merienda, noche con amigos……que tampoco hubo teti.

El 7 de enero teníamos cumple familiar y el dia 8 comida de fin de fiestas…..total, que cuando encontramos un hueco tranquilo para nosotros 2 ya habian pasado 4 dias sin pecho y….quedaria algo de leche?

No sé, pero ni Nenito ha vuelto a pedirlo ni yo a ofrecerselo. Y hemos visto cambios….pues si, Nenito desde entonces se pone mas veces malo. Una semana con otitis, otra con conjuntivitis y vuelta a empezar. Yo, en cambio, no me he vuelto a resfriar. Llevo un invierno para envidiar. Nene si ha cogido alguna gripe contagiada por Nenito y yo me he vuelto inmune! Es totalmente cierto que la lactancia materna les protege de enfermedades.

Y, por fin, Nenito se duerme encima mía! Parecerá una tontería pero para mi era muy importante. Todo el mundo le cogía en brazos y le podía dormir al momento pero conmigo era imposible. Si le tenia en brazos se enganchaba a la teta y solo entonces se dormía. Si no quería teti, no quería ni brazos míos.

Si, lo echo de menos. Era un ratito nuestro. Llegó de sorpresa y se fue sin hacer ruido, quizás por eso ha sido muy especial.

Y vuestro destete, ¿como fue? ¿ como os lo planteáis?

Sello de calidad: Descubre el nuevo pañal para una nueva generación de #papásdodot 

Volvemos a probar, gracias a Madresfera, un producto. Esta vez ha tocado los nuevos pañales Dodot 12 horas con 3 tubos Ultra-Absorbentes.

En esta casa son nuestros pañales de cabecera.

Ya probamos, gracias a Madresfera también, los Dodot Activity antes de que naciera Nenito e hicimos el experimento.

Cuando nació, nos regalaron los Dodot Sensitive y…..maravillosos! Para padres primerizos como nosotros, la banda que cambia de color cuando el bebé hace pis fue todo un descubrimiento….nos facilitó bastante los primeros cambios de pañal.

Luego aprovechamos los Dodot Activity  y muy bien, y eso que Nenito a penas se movía.

Y como dormía fatal por las noches….probamos los Dodot 12 horas seco, sinceramente, por ver si el anuncio era real y….empezamos a dormir mas de seguido!

Ya os digo que, habrá pañales mas económicos y demás, que hemos probado varias marcas porque han sido regalos pero como estos ninguno! Y con ofertas del Carrefour no son tan caros como nos quieren hacer creer.

Alguna vez hemos tenido escapes. Sobre todo cuando nos acercamos a los kilos limite que marca la talla pero se soluciona cambiando a la siguiente y listo.

Nenito si se despierta por la noche y le daba pecho y ahora biberón, concilia el sueño relativamente rápido.  Pero ay! como hubiera que cambiarle el pañal….ya no había quien le durmiera! Y con Dodot 12 horas seco eso no nos ha vuelto a pasar. Se lo ponemos antes de dormir….y del tirón 8 horas, todo un logro!

Y esto es lo que hemos recibido:

– Un paquete de toallitas Dodot

– Un triptico que nos cuenta las novedades del producto

– Un paquete de pañales para una semana. Aquí la talla la elegíamos al apuntarnos en el sello de calidad y es la misma que usamos actualmente.

– Una mochila con la frase ” Aquí dentro está todo lo que necesita mi papá “. Estupenda!

Y si, Nene es un #papasdodot. Desde el primer día está igual de involucrado que yo en esto de la maternidad/paternidad y nos ayudamos mutuamente. Así que Nene pertenece a la nueva generación de papas:

Y que decir de los 3 tubos Ultra-Absorbentes de los nuevos Dodot, que se nota que el pis queda repartido mas uniformemente por el pañal y que no hace tanta bolsa entre las.piernas.

Nosotros estamos encantados de que Madresfera cuente con nosotros para sus sellos de calidad, gracias!

Hoy probamos….Nestlé Naturnes!

Madre mía….casi 3 meses sin pasar por aquí a publicar…no tengo perdón! Tengo que retomar la Historia de Nenito y como evoluciona…que ya tiene 10 meses. Y contaros un montón de cosas más.

Pero hoy paso por aquí para deciros que esta familia ha sido seleccionada este mes para disfrutar de los nuevos potitos de Nestlé, los Naturnes.

Empiezo por el principio: Todo comenzó con una publicidad en el Facebook y yo, que me apunto a todo, ahí que toque para cotillear.

Y días después recibí un email comunicándome que me habían seleccionado para que Nenito pruebe sus tarritos Naturnes

25 tarritos de verdura y carne y de frutas….todo un festín para cualquier bebé 😉

Entre semana Nenito come en la escuela y el fin de semana le damos potitos caseros que hacemos en la Thermomix, pero también ha probado estos purés preparados cuando hemos tenido algún imprevisto, sobre todo los de fruta ya que se conservan peor los naturales.

Y este fin de semana, coincidiendo que nos hemos quedado sin reservas en el congelador de potitos caseros, Nenito dará buena cuenta de ellos…ya os contaré la experiencia!

21 de Abril….el día que todo cambió

….y continuamos.

Yo decía que a mi me pusieran a mi niño encima limpito y con olor a Nenuco…que nada de ponérmelo encima recién saliera de mis bajos….ay, como cambió la película!

Nenito salió, con sus 4’320 kg y sus 54 cm, y a mi pecho que se agarró. Lleno de todo, sucio de recién nacido y me pareció lo mas bonito del mundo.

Lo primero que el dije entre lágrimas fue: Ay mi lechón que bonito es! Y Nene me regañó. Como iba a llamar así a mi bebé, que poca delicadeza! Pero es que mi bebe enorme estaba rollizo y apretadito.

Nos dejaron un ratito disfrutando de nuestro momento y nos pidieron que el papi se acercara a pesar y medir a Nenito. Estaban todas las enfermeras deseando saber lo que había parido! Y a mi mientras me cosían y ya pensaba en repetir. Se me olvidó en el momento las mas de 30 horas en el paritorio, mis lloros por no poder parir y sólo me llevé 3 puntitos de desgarro, por los hombros de Nenito…..si es que era enorme!

Le hicieron la prueba de la glucosa y mi bebé estaba estupendo. Un rato más en paritorios mientras nos arreglaban la habitación y a dormir y disfrutar de nuestra nueva familia a estrenar.

Vaya noche! Nenito y yo dormimos abrazados toda la noche. Él se agarraba al pecho de vez en cuando, otras veces lloraba y Nene le intentaba calmar,…pero todo muy llevadero. Por la mañana mi ducha (toda una experiencia) y empezó a llegar gente.

Los primeros, mis padres y mi hermana, y después mis suegros y mi cuñada. Me encantaba ver la cara de felicidad de la gente que mas quiero, disfrutaban con algo que Nene y yo habíamos hecho….y es que Nenito era precioso.

Por la tarde unas pocas visitas mas y mi madre se quedó a dormir conmigo. Nene, después de 3 días ingresados, necesitaba dormir en una cama decente. Los casi 2 metros de mi chico estaban agotados de dormir en un sofá.

Esa noche vinieron a hacerle la prueba del oído a las 3 de la mañana y mi miedo era que no me devolvieran al mismo niño. ¿Por qué a esas horas? Y a donde se lo llevaban? Mi pequeño por ahí solito…..pero en breve volvió y si, era mi bebe.

A la mañana siguiente unas pocas visitas mas y a las 21 horas de la noche nos dieron el alta, después de la prueba del talón que también dio todo bien.

He de decir que con nosotros las visitas se portaron bastante bien, no se juntó demasiada gente en el hospital y eso que somos mogollón de familia y yo me esperaba lo peor. Pero no, todos muy organizaditos tal y como pedimos….otra cosa iba a ser al día siguiente en casa…..

 

….continuará!

 

Mi parto….el día que nació Nenito

Como me pasó con la lactancia, tampoco tenían una visión muy clara de como quería que fuera. No esperaba más que naciera sano…..el como me daba igual.

Tanto mi hermana como yo nacimos por cesárea. Y a mi me operaron de la cadera por una luxación congénita y me hacia idea de que me programarían una cesárea a mi también.

Y más con la diabetes gestacional y un bebé tan grande en mi interior….. Pero no.

El último mes fue de locos. Que si el bebe era grande y nacería antes de tiempo, que aunque el bebé era grande no estaba preparado para nacer….total, que si no nacía él solito me provocarían el parto el mismo día en que cumplíamos las 40 semanas: 20 de abril.

Me hubiera encantado experimentar lo que me contaron en las clases de preparación al parto: las contracciones previas, romper aguas, contracciones mas seguidas y llegar al hospital casi a punto de dar a luz….Pero no.

Teníamos cita a las 9 de la mañana para ingresar en paritorios y esperar. Esperar a que el tampón de prostaglandinas hiciera su trabajo. Coincidimos en la sala de espera con una pareja que estaban citados para cesárea y en aquel momento me hubiera cambiado por ellos, los miraba con envidia. Ellos sabían que en un par de horas tendrían a su bebé en brazos y, en cambio a nosotros nos tocaba esperar….y teníamos enfrente un horizonte de incertidumbre.

Pues nada….a esperar. La verdad es que las matronas muy majas, me dijeron que podía pasear todo lo que quisiera y si notaba algo que avisara. Me trajeron la comida, Nene se fue a comer, pasamos la tarde, llegó el turno de cambio de matronas y nada….mucha pelota de pilates pero allí no se movía nada. La nueva matrona me hizo un tacto, me quitó el tampón y me dijo: “Que buena pinta, estas dilatada de 2 cm, el cuello borrado al 70%, así que esta noche te pones de parto y de manera natural!” Que ilusa!

Nos subieron a la habitación, intentamos dormir y a eso de las 7 de la mañana del día 21, cuando me levanto al baño vi lo que no había visto en todo el embarazo: un hilito rojo de sangre!

Ay, que me voy a poner de parto! A llamar corriendo a la enfermera, que avisó a un celador y de nuevo a paritorios. Un nuevo tacto y tachán! Estaba igual que a las 10 de la noche….no habíamos avanzado nada de nada. Así que ya no había tampón, ahora tocaba oxitocina y enchufada al gotero.

Esta si hizo su trabajo….que dolores!!! Aquí una que quería parir lo más natural posible, y una leche! A la tercera contracción llamamos al anestesista y epidural al canto.

El primer día había estado yo sola en paritorios, pero ahora estaba el tema más animado. Al menos escuche a 3 madres gritar de dolor mientras parían, y yo sólo preguntaba a la matrona: “Esas estan como yo?? Tanto duele??” Y la pobre no sabia como contarme que ellas estaban ahí de segundas, que ya eran veteranas, estaba siendo su segundo parto y querían parir “a pelo”, pero que a mi ni se me ocurriera, que yo llevaba ya 24 horas de dolores y que no iba a poder con ello. Qué razón tenia!

En esto que llegan todos los accesorios de anestesista, y cuando esta todo preparado él hizo su aparición estelar: “No te muevas, agacha más la cabeza…” Y pum, pinchazo al canto. Al instante se me empezó a dormir la pierna izquierda, le avisé y el corrigió. “Uy, es verdad, se me ha ido un poco a la izquierda el pinchazo, a ver si ahora está más centrado…”Así que dos pinchacitos y empecé a descansar algo.

Me acuerdo que la noche anterior había sido el último capitulo de la serie El Principe y que yo intentaba a través de la wifi del hospital y mi móvil verlo, pero nada, se cortaba. Si me relajaba y lo veía, no me acordaba del dolor. En cuanto se me iba la cobertura, veía las estrellas. Nene me iba avisando a través del monitor de las contracciones y yo ya no sentía las piernas.

Ya no quería más bolos de epidural, llevaba 3, no sentía las piernas y no sabia como iba a empujar….así que a eso de las 5 de la tarde me dió el bajón. Venga a llorar! Me veía incapaz de parir, me iban a tener que hacer cesárea y todas las horas sufridas no iban a servir para nada. Nene se agobió tanto de verme así que llamó corriendo a la matrona, Raquel, mi ángel de la guarda, para que viniera y valorara la situación. Me hizo un nuevo tacto, me tranquilizó y me dijo: “Pues si quieres parir, empuja, estas preparada!!”

Y a ello que me puse. La habitación parecía el camarote de los Hermanos Marx, venga a entrar gente, yo venga a empujar de todas las posturas habidas y por haber, y todas las que me enseñaron en los cursos. Me habían preavisado que serian 4 horas y no estaba dispuesta a espera tanto! Pero me cansaba, no podía más, yo venga a empujar y Nenito no quería salir. Raquel me animaba a tocar la cabeza, a que tuviera constancia de por donde iba Nenito para empujar con más ganas y llegaron las 9 de la noche y nuevo cambio de turno. Rogué y lloré que no se fuera, que sin ella no iba a ser capaz de empujar, y la pobre se esperó 30 minutos más, pero yo no podía ni con mi alma. Le di permiso para que se marchara, entró el nuevo equipo con fuerzas renovadas y me ayudaron con los pujos. Sí me apretaron la tripa para ayudar, pero en ningún momento me hicieron daño. Al llegar la contracción yo respiraba y cuando me quedaba sin fuerzas ellas me animaban a continuar y empujaban suavemente. Nene veia todo y me apretaba la mano para ayudarme.

Yo, que no quería gritar, debí ser como la niña del exorcista. Y a las 21’38 del 21 de Abril llegó el amor de mi vida!

 

…continuará!

 

Nuestra lactancia materna

MARAVILLOSA

Así, en grande.

Yo no tenia muchas esperanzas puestas en ello. De hecho, me iba a dejar llevar. Si podíamos pues bien y si no pues también. Mi hermana y yo hemos sido niñas de biberón y en mi familia cada madre ha hecho lo que ha querido: pecho o biberón.

En cambio entre mis amigas he visto muchas ilusiones truncadas por tener muchas ganas de dar el pecho y no poder por problemas en el parto, con la subida de leche o con las grietas y mastitis.

Yo me iba a dejar llevar. Tenia algún biberón de los que vienen en las canastillas para “porsiacaso” y ya. A esperar al momento del parto y ver que tal.

Y allí estábamos, llegó el día. Nenito salió, me lo pusieron encima y se enganchó! Que sensación mas bonita 🙂 . Como nació a las 21’38 horas más las 2 horas y pico de piel con piel, cuando subimos a la habitación ya era hora de dormir. El conmigo, en mi camilla y rodeados de barrotes para no caernos ninguno de los dos. Y mamaba y paraba y dormíamos….poco….pero algo dormimos.

Al día siguiente él dormía, se despertaba, me lo arrimaba y empiezan los primer comentarios: “Separale la nariz que se va a asfixiar” “ya han pasado 3 horas, despiertale y que coma”…..que digo yo, que el sueño también alimenta, no? 😉

A las 48 horas nos dieron el alta y cita al día siguiente para revisión de peso. Ese día, domingo, ha sido de los peores de mi vida. Volvimos al hospital y Nenito estaba amarillo cual primo hermano de Bart Simpson. Le pesaron y había perdido el famoso 10% de peso que pueden perder los bebés, pero en su caso eso era casi medio kilo y después de una analítica en donde vieron sus niveles de sodio disparados nos tocó ingresar en Neonatos. A mi me acababa de subir la leche.

Fueron los dos días más largos de mi vida. Me acababan de dar a mi bebé y en 12 horas me lo habían quitado. No podía parar de llorar.

En Neonatos nos dejaban estar 24 horas con él y hacer tomas cada 3 horas. Pero con el parto tan reciente me recomendaron irme por la noche a descansar a casa, que ellos se encargaban de las tomas. Si yo me podía sacar suficiente leche pues bien, si no, le tendrían que dar leche de fórmula porque lo primero era el bebé.

Y así hicimos. Durante el día allí estaba yo la mayor parte del tiempo. Mirándole tomar rayos uva con sus gafitas y sólo en pañales. Tan indefenso. Y cada 3 horas cambio de pañal y a comer! Por la noche nos íbamos a casa y cada 3 horas me despertaba a sacarme algo de leche para alguna toma del día. Cuanto más tiempo estuviera bajo la luz mejor y menos tiempo en brazos.

No tendré palabras suficientes para agradecer el trato que nos dieron en Neonatologia del Hospital Universitario Infanta Elena en Valdemoro. Estaban totalmente pendientes de los bebes y sus mamas y estoy segura que parte del éxito en nuestra lactancia es por ellos. Porque me enseñaron con mucha paciencia como hacerlo bien.

En estos más de 6 meses de lactancia materna sólo he tenido una pequeña ampolla en uno de los pezones. Yo lo achaco a una noche de “bufet libre” que tuvimos Nenito y yo para poder dormir. Ni una grieta, ni mastitis, ni dolor. Si alguna molestia por subida de leche o pechos muy cargados. Pero nada más reseñable.

No ha sido fácil, es muy sacrificado esto de la lactancia en exclusiva. Con lo pudorosa que soy yo y todo el día con la teta fuera. Son meses en los que escuchas de todo y nada bueno. Pero Nenito aumenta su peso en 1 kilo al mes, está sano y feliz. Cuando te acaricia la espalda con su manita te deshaces, y cuando te mira con cara de pillo te lo quiere comer mientras lo tienes enganchado a ti. Mientras yo he sido su único sustento día y noche.

Ahora que ya estamos con la lactancia mixta y empezando a comer purés echo de menos las jornadas interminables de teteo. Así que cuando esta ñoño, o con alguna vacuna puesta o malito con mocos y tos o que no se quiere dormir, lo sigo acercando a mi para tener nuestros momentos. Momentos que no volverán y que han sido muy especiales.

Sin duda recomiendo la lactancia materna. Pero sin obsesión. Sólo con ilusión y a disfrutar!

 

 

Canastilla del bebé: Lets Family

Estando embarazada me dio por buscar y rebuscar productos y muestras gratis para bebés. Y esta era una de las que más ganas tenía de recibir, quizás por la incertidumbre que se genera cuando la solicitas.

Os lo cuento: Entras en www.letsfamily.es, te inscribes para solicitarla y, sorpresa! Cuando el bebé tenga 6 meses la recibirás. Y así es, Nenito acababa de cumplir 24 semanas cuando llegó :mrgreen:

Mis expectativas se vieron cumplidas porque no se trata ya de unas muestras para recién nacido como biberones y chupetes (que bien nos han venido todos!) Sino que ya son productos para eso, para bebés de 6 meses. Esto es lo que venía en la nuestra:

– Cereales Sin Gluten de Nestlé: Aqui, quizás, podrían haber incluido los cereales con gluten que a partir de los 6 meses ya pueden tomar los bebés. Pero nos vienen bien ya que estamos ahora haciendo el cambio entre unos y otros.

– Nidina Premium 2 de Nestlé: Leche de continuación a partir de 6 meses. Genial!

– Pañal Premium Ultra Protect talla 4 de Carrefour: De 7 a 18 kilos. Guay porque Nenito ya pesa 10 kg.

– Mi primera Font Vella y 2 boquillas: Lo que más me ha gustado.Deseando estoy de probarlo!

– Fluido Hidratante Calmante Protector de La Roche-Posay para bebés, niños y adultos: No puedo opinar porque no lo conocía pero lo probaré sin duda.

– Muestra de Jabón Denenes: También para probar ya que no lo conozco. Al ser una muestra viene bien para un “por si acaso” y llevarlo siempre en el bolso.

– Publicidad del Club Nestlé Bebé: Ya lo conocía 😉

En resumen, una cesta distinta, totalmente gratuita y bastante útil.

La conocíais?